La cultura de Lisa

He compartido lo que me influen aquí en la Furia Roja, sin embargo, ya no he compartido lo que afecto. Aunque me adapto a la vida española, mejor dicho, la vida sevillana, hay cositas que estoy cambiando y hábitos que no puedo dejar.

(Haz clic en estas imagenes para que verlas en calidad mejor)

(Click the pictures to see them in a higher quality)

En mi mente, es como los nativos me vistan.

Problamente es como los nativos me vistan.

  • Contacto con los ojos / saludos a desconocidos completos – aquí en España la prostitución todavía es legal. No obstante es difícil a encontrarla porque no es muy común, pero todavía existe. Aparentamente, cuando las chicas hacen contacto con sus ojos con un hombre desconocido, también se implican, pues, algo mal. Soy chica que no tiene miedo a encontrar los ojos de desconocidos y lo disfruto, de hecho. En los estados, tengo una filosofía: siempre creo que la persona que veo en las calles está experimentando un mal día y si pueda a cambiar, o por lo menos, mejorar a su día a través de un sonrisa sencilla, luego puedo a vivir con mi mismo. En adición, voy a contarte “Buenas tardes,” si me quieres o no. Ya tengo un conocido con un espera del garaje que veo en ruta al metro cada mañana. Nos reconocemos y nos saludamos. Es perfecto.
Nunca antes me he llevado un par de pantalones que me apoderan como estos.

Nunca antes me he llevado un par de pantalones que me apoderan como estos.

  • La moda – me he sido llevando ropa europea desde llegué. Pero, necesiten a saber que me he vestido solamente 2 cosas que he comprada aquí. Intercalo mi “look” (si puedas a llamarlo eso) con toques de España. A pesar de este hecho, amigas me dicen que aparezco como una española.
  • Ser vegetariana – esta es algo raro para seguro. Como he mencionado en entradas ántes, este país tiene orgullo de su productos de carne. Sin embargo, no ha sido el desafío que imaginaba a encontrar comida vegetariana. En serio, estoy mejorando, si solamente dos o tres comidas cada semana, la dieta de mi familia de acogida. Cuando comen la misma comida, es vegetariana y a veces, vegana. También, aunque soy una persona, traigo a la atención a los dueños que existemos. Para promever mis crecimientos en paz para todas las criaturas y salud, cuando un grupo de ASA fueron a una corrida, negué a ir.
Perdón la calidad peor, pero esta ensalada es de Arte y Sabor. Cuenta champiñones, asparragós, cebolla, tomate, lechuga, y salsa saboroso.

Perdón la calidad peor, pero esta ensalada es de Arte y Sabor. Cuenta champiñones, asparragós, cebolla, tomate, lechuga, y salsa saboroso.

Pero, también hay platos como esta paella vegana que he visto.

Pero, también hay platos como esta paella vegana que he visto.

  • Mi marca de comedia – a parte de mi miedo de llevarme mal con mi familia de acogida, realmente tenía un miedo más: que no podría a ser cómica debido a la frontera lengual. Uso mi torpeza natural y aleatoriedad caprichosa a causar a los demás a reírse, o por lo menos, a sonreírse. Temía que no pudiera a hacerlo mientras que comunicar en otro idioma, SIN EMBARGO, a mi sorpresa agradable, todavía puedo a crear risas.
Cada día, seguidores. CADA. DÍA.

Cada día, seguidores. CADA. DÍA.

Ahora es la ley, chicos.

Ahora es la ley, chicos.

  • Ser la “mama” – No es tan diferente que cuando estuve en los estados. Es un papel mío. Desde mi llegada aquí, me he sido la madre del grupo. Sí, soy la chica más joven del ASA, pero cuando recibimos billetes o necesitamos a pedir direcciones, soy la mujer para la tarea. Es bastante responsibilidad para mirar si mismo en un país extranjero, pero lo disfruto mucho, de todos modos. A mí me gusta a cuidar a los demás.
  • La chiquita independiente – aunque estoy en España y la norma es a salir por todas las noches, todavía paso unas noches en casa. Es divertido a juntar con mi familia de acogida. En adición, porque me disfrutan más a hacer actividades por la mañana, mientras que el resto del mundo descansa por horas después de una noche de fiesta, puedo a caminar sola y ver la ciudad en tranquilidad. De esta manera, puedo hacer que quiero hacer. *guiño*

I shared what influences me here in the Furia Roja, however, I have not yet shared what I influence. Although I adapt to Spanish life, rather the Sevillian life, there are things I’m changing and habits that I can not quit.

  • Eye contact / greetings to complete strangers – here in Spain prostitution is still legal. However, it is difficult to find because it is not very common, but still exists. Apparently has, when girls make contact with eyes with an unknown man, also imply therefore something wrong. I am a girl who is not afraid to meet the eyes of strangers and I enjoy it, actually. In the states, I have a philosophy: always believe that the person I see in the streets is experiencing a bad day and if I can change, or at least improve their day through a simple smile, then I can live with myself. In addition, I will tell you “Good afternoon,” if I want to or not. Now I have an acquaintance with the garage waiting I see en route to the subway every morning. We recognize and greet. It’s perfect.
  • Fashion – I’ve been wearing European clothes since I arrived. But I need to know I dress only two things I’ve bought here. Intersperse my “look” (if you can call it that) with touches of Spain. Despite this fact, friends tell me I appear as Spanish.
  • Being vegetarian – this is a rare thing for sure. As I mentioned in prior posts, this country is proud of its animal flesh products. However, it has not been the challenge to find vegetarian food imagined. Seriously, I’m getting better, if only two or three meals each week, the diet of my host family. When they eat the same food is vegetarian and sometimes vegan. Also, although I am a person, I bring attention to the owners that we exist. To further promote my stance on health and peace for all creatures, when a group from ASA even attended a corrida, (running of the bulls) I refused to go.
  • My brand of comedy – apart from my fear of not getting along with my host family, but really had one fear: that he could not be funny because of the lingual barrier. I use my natural clumsiness and whimsical randomness to cause others to laugh, or at least, to smile. I was afraid he could not do it while communicating in another language, HOWEVER, to my pleasant surprise, I can still create laughter.
  • Being the “mama” – not so different than when I was in the states. It is my role. Since my arrival here, I have been the mother of the group. Yes, I am the youngest girl of the ASA, even when received tickets or need to ask for directions, I’m the woman for the job. It is quite responsibility to look yourself in a foreign country, but I enjoy it much, anyway. I like to care for others.
  • The independent chica – although I am in Spain and the norm is to go out every night, I still spend nights at home. It’s fun to hang out with my host family. In addition, because I enjoy doing more activities in the morning, while the rest of the world rests for hours after a night out, I can walk alone and see the city in peace. In this way, I can do what I wanna do. *winks*